La profundidad del sombrero

por Pedro Czeslaw Venturo Korytkowski

Había pasado de las diez de la noche cuando las hojas secas se rebalsaron de la mesa del comedor. Ese movimiento gravitatorio y aglutinante era el pan de cada día en la casa de Luis, como lo era el malestar de su gato, que había establecido su zona de descanso en las faldas de aquel derrumbe nocturno.

Sigue leyendo

Selección de poemas de amor

por Jairo

Aunque tú no lo creas

Te quiero más que a nadie
aunque tú no lo creas
solo quiero
a una persona…a ti,
aunque no lo creas
no sé reaccionar cuando te veo
te quiero y no sé como decírtelo
te veo y me paralizo
haría lo que fuera
por estar solo
a tu lado
pasar toda la vida junto a ti
quererte siempre
amándote y respetándote
aunque tú no lo creas
no sé como decirte
te amo

Sigue leyendo

Salamanca, Burgos, León, Valladolid (este)

por CSJ

Seguramente existen pocas cosas tan sencillas como el mero hecho de juntar palabras. De la misma forma que pocos actos resultan tan difíciles como el de asociarlas bien.

Esos pensamientos ocupaban mi mente cuando una vez más, como cada mañana a la misma hora, me topé con el cartel de señalización de la autovía con su hierático texto: Salamanca, Burgos, León, Valladolid (este).

Sigue leyendo

Instructivo: planos y lectura de la página

I) Introducción a los planos

Porque poner a todos los personajes siempre de frente es aburrido, en el cómic, como arte «visual y narrativo», se combinan los distintos planos –y vistas– y se encuadra en la viñeta. Veremos lo básico y principal:

Plano General Amplio (PGA)

Plano General AmplioVista muy lejana y general de un «paisaje» –urbano, natural, el que sea–. Las formas importan más bien poco –o nada– y sirve para situar, de forma muy general, dónde se desarrolla la escena, o para ver algo «grande» que está pasando. Sigue leyendo

El soldado oruga

por Jomra

«Vista de oruga». Sentía el calor de la sangre escapándose de su cuerpo. El estruendo exterior casi no le dejaba escuchar sus ya débiles pensamientos. Ya casi ni parpadeaba. El sudor se mezclaba con el olor del barro, polvo, vómito, orina y excremento que inundaban el ambiente, al lado de la omnipresente sangre. Sangre formando lodo. Su propia sangre como cama de último reposo para él, como para tantos otros.

Sigue leyendo

El ataque de los Colmillos Negros

Roedorpor El Ra; ilustraciones de Casandra

Había una vez unos roedores llamados Quokka que eran los animales más felices del mundo. Un día, aparecieron unos roedores malvados llamados colmillos negros que arrasaban todo por su camino. Después de mucha destrucción, los colmillos negros encontraron la zona de los Quokkas. Cuando entraron en su ciudad, todos aquellos pequeños roedores felices se escondieron. Aunque al principio se asustaron mucho, poco tiempo tardaron en reunirse para hablar de como destruir a los Colmillos Negros.

Sigue leyendo