TEC 16

Continuamos con la tónica del taller anterior, y tras ampliar el plazo de entrega una semana, se corrigen las entregas (pocas) y se continúa con “Lizaploff”, que últimamente avanza muy despacio.

Se propone ir a dos exposiciones el día 12 del mes. La primera, una exposición sobre un cómic que ha editado Intermon sobre ayuda al desarrollo. La segunda, al Expomanga. Parece que se muestran más dispuestos a la segunda.

TEC 15

Este día terminaba el plazo para entregar aportaciones para el número 5 del fanzine. Lo cierto es que no ha habido demasiadas colaboraciones. La mayoría han correspondido a personas que no están actualmente en el taller pero que sí quieren continuar escribiendo.

Así pues, nos hemos dividido en dos grupos. En el primero, el taller ha continuado, repasando las perspectivas con tres punto de fuga y jugando a “Lizaploff”. En el segundo, corrección de los relatos o poemas entregados junto a la persona que lo entregaba.

TEC 14

Para continuar con el fomento de la creatividad, proponemos otra dinámica para hacer cuentos en común.

Nos separamos en tres grupos. A cada grupo se le presenta:

  • Un personaje: un tomate; una mano; un mono.
  • Un lugar: Marte; desierto; baño.
  • Un sentimiento, emoción o estado anímico: alegre; compunjido; afable.

Tras media hora, leímos las historias (se propone que, además del relato acordado en común, se podrían proponer otras alternativas, pero siempre después de que hubiera un relato común en el que cada miembro del grupo participase). El tomate triste.

Luego, jugamos a “Lizaploff”.

El tomate triste

I

Tomate – triste – desierto

Érase una vez un hombre que se llamaba Tomate-Lauh, que vivía en su casa, situada en el desierto de un país Multicolor. Encontró una mascota ideal llamada Tomate (ya que era dicho vegetal). Se querían muchísimo, hasta que un día Tomate-Lauh quería hacerle gazpacho por hacerse salsa de tomate en la alfombra (se hizo pis). Tomate se puso muy triste y decidió huír hacia otro desierto, el de Manguinactus, localizado en el país de Nunca Jamás, donde nunca lo encontrarás. Y se quedó muy triste porque no tenía dónde vivir.

Posdata: Hay una rima by the faces.

II

Cebolla – alegre – selva

Había una vez una cebolla alegre en la selva. Y ella se perdía con don Pepino y una cabra. No saben dónde están hasta que se encuentran a un camello (el de la dronja) y él les dijo dónde estaba su amigo el pollo. Y fueron a rescatarle y se calleron al volcan mientras volavan en parapente, pero, resulta que era salsa de tomate y no les pasó nada. Se metieron en una cueva donde estaba el pollo atado y no se podía soltar, lo rescataron en plan Batman y G-I-JOE y lo consiguieron y se fueron felizes en amor y compañía cantando hasta patatata y cada mochuelo a su olivo.

TEC 13

Para fomentar la creatividad, nada mejor que enfrentarse a lo nuevo, sobre todo cuando resulta una variante de lo cotidiano.

Para ello, les proponemos una dinámica clásica que, a falta de un nombre mejor (no recordamos el original), lo llamaremos “Des-cosas”:

  • Hacemos cuatro grupos.
  • A cada grupo le proponemos definir o hacer un dibujo de varias palabras nuevas que solo se diferencian de palabras reales por el prefijo: Descañón, Incolador, Desgafas.
  • Tras veinte minutos, lo ponemos en común.

Jugamos a “Lizaploff”.

Descosas

Presentamos los resultados de la dinámica “Descosas”, que consiste en definir palabras nuevas creadas simplemente mediante la adición de morfemas negativos.

Tec 13

Descañón

–Aparato eléctrico que absorve las imágenes.

–Cañón creado exclusivamente para lanzar a XXXXXXX por los aires.

Esto incorpora un cohete donde le llevará a un planeta sin vida y, al llegar, se autodestruye, dejándole allí atrapado.

Y todos felices, menos él, claro.

–Es un cañón que no puede descansar.

–Es una meseta formada a partir de un desrío

Incolador

–Es un colador que no cuela.

–Es la pared interior de un colador.

–Llamada cuchara de metal de pilla wifi, y te sirve para escuchar música.

 

Desgafas

–Instrumento que sirve para ver la realidad de tres dimensiones en dos dimensiones.

–Son objetos que pueden quitarse con un desgafador.

Un desgafador es un aparato para quitarse las desgafas.

–Gafas que se usan del revés y están desgastadas.

TEC 12

Nuevo mes y nuevas actividades.

Para continuar el trabajo en común, esta vez en la parte de cómic, se propone realizar un dibujo en común.

A partir de una planilla dividida en cuadrados, cada uno se encargaría de un cuadrado, es decir de una parte del dibujo, pero la figura resultante debía ser una sola. Para ello, debíamos:

  • ponernos de acuerdo sobre el dibujo global
  • repartirnos los cuadrados y lo que iría en cada uno
  • decidir el tamaño global y los relativos, con sus distancias a los bordes, etc.
  • decidir la/s textura/s del dibujo

Finalmente, realizamos una casa, con un resultado más o menos aceptable, pero con una clara conciencia de que debíamos hacer un esfuerzo para exponer claramente nuestros puntos de vista, así como para escuchar de manera proactiva los de los demás.

Tras esto, jugamos a “Lizaploff.

TEC 10

Hoy no hemos tenido taller, pues hemos ido a ver la exposición de “El Roto” en la Sala Municipal de “Las Francesas”.

Ha sido fascinante. Se trataba de una exposición de dibujos firmados con tres pseudónimos, tres estilos diferentes pero todos geniales. La verdad es que algunos dibujos resultaron demasiado crudos para algunos de los adolescentes, pero en general la excursión resultó un éxito por la cantidad y calidad de los comentarios (por supuesto, general no significa unánime, y no todo el mundo se mostró tan animoso, aunque hemos de decir que la gran culpable fue la temperatura demasiado elevada de la sala, que no permitía, es cierto, disfrutar de los dibujos con tranquilidad, de modo que algunos de los adolescentes salieron antes de tiempo).

TEC 9

Tras las vacaciones de Navidad, decidimos hacernos un regalo, y para ello preparamos un “Amigo invisible” en el taller.

Cada asistente escribió su nombre en un papelito, lo dobló y lo metió en una bolsa, junto al resto de nombres. Por turno, cada uno sacó un papel; a continuación, propusimos escribir un poema, un cuento o bien hacer un dibujo a la persona cuyo nombre teníamos en la mano, sin revelar nuestra identidad.

Nos dimos veinte minutos, transcurridos los cuales nos dimos otros diez y luego cinco más. Al final, repartimos los regalos y cada uno leyó el suyo. No nos dio tiempo a leerlos todos en alto, porque se nos hizo tarde y queríamos jugar a “Lizaploff”.

Para terminar, repartimos papeles para que los padres firmaran una autorización para ir a ver una exposición de “El Roto” en la sala municipal de “Las Francesas”.