Resultados: algunos de las sopas de letras

Muchos resultados en la Sopa de Letras, unos más elaborados, unos menos. Aquí dejamos tres pequeñas muestras de lo que salió (ya sea porque su autor o autora lo quiso o porque le robamos el papel y aprovechamos a publicar a sus espaldas), van sin la autoría por ser una mera práctica (también dejamos la gramática y otros elementos sin corregir):

Sigue leyendo

El tomate triste

I

Tomate – triste – desierto

Érase una vez un hombre que se llamaba Tomate-Lauh, que vivía en su casa, situada en el desierto de un país Multicolor. Encontró una mascota ideal llamada Tomate (ya que era dicho vegetal). Se querían muchísimo, hasta que un día Tomate-Lauh quería hacerle gazpacho por hacerse salsa de tomate en la alfombra (se hizo pis). Tomate se puso muy triste y decidió huír hacia otro desierto, el de Manguinactus, localizado en el país de Nunca Jamás, donde nunca lo encontrarás. Y se quedó muy triste porque no tenía dónde vivir.

Posdata: Hay una rima by the faces.

II

Cebolla – alegre – selva

Había una vez una cebolla alegre en la selva. Y ella se perdía con don Pepino y una cabra. No saben dónde están hasta que se encuentran a un camello (el de la dronja) y él les dijo dónde estaba su amigo el pollo. Y fueron a rescatarle y se calleron al volcan mientras volavan en parapente, pero, resulta que era salsa de tomate y no les pasó nada. Se metieron en una cueva donde estaba el pollo atado y no se podía soltar, lo rescataron en plan Batman y G-I-JOE y lo consiguieron y se fueron felizes en amor y compañía cantando hasta patatata y cada mochuelo a su olivo.

Descosas

Presentamos los resultados de la dinámica “Descosas”, que consiste en definir palabras nuevas creadas simplemente mediante la adición de morfemas negativos.

Tec 13

Descañón

–Aparato eléctrico que absorve las imágenes.

–Cañón creado exclusivamente para lanzar a XXXXXXX por los aires.

Esto incorpora un cohete donde le llevará a un planeta sin vida y, al llegar, se autodestruye, dejándole allí atrapado.

Y todos felices, menos él, claro.

–Es un cañón que no puede descansar.

–Es una meseta formada a partir de un desrío

Incolador

–Es un colador que no cuela.

–Es la pared interior de un colador.

–Llamada cuchara de metal de pilla wifi, y te sirve para escuchar música.

 

Desgafas

–Instrumento que sirve para ver la realidad de tres dimensiones en dos dimensiones.

–Son objetos que pueden quitarse con un desgafador.

Un desgafador es un aparato para quitarse las desgafas.

–Gafas que se usan del revés y están desgastadas.

Propuestas de continuación para Lizaploff

Transcribimos las propuestas de continuación, sin corregir ni nada, así a lo bruto. ¡Advertencia! Algunas grafías, expresiones, etc. pueden herir su sensibilidad.

Continuación 1

Vamos a la cafetería a pensar y a reflexionar sobre qué hacer cuando de repente aparece el guardia que nos abandonó y le pegamos. Luego cuando apenas le queda vida le utilizamos de espía para conseguir la tarjeta

Continuación 2

Cuando salimos las luzes del pasillo se apagaron de repente apareció belen esteván con los lavios inchados de votox y con ganas de conseguir una exclusiva tipo chuck norris si le quita el vocata. salimos corriendo hasta meternos en una habitación oscura tipo cuarto oscuro pero más oscuro buscamos el interruptor encendimos la luz y estabamos en la cafeteria de barbi todo rosa apareció ken en modo postergeis y me desperte

Continuación 3

Llegamos a la cafetería y vemos al que lleva la tarjeta dentro tomandose un café, entramos dentro y nos ve y sale corriendo al baño de chicas que es el que estaba más cerca (que mala suerte…) y se fue por el retrete y entonces entraron unas focas y tenemos que luchar contra ellas, entonces nos toca ir por el retrete y llegamos a las alcantarillas y el de la tarjeta de crédito nos está esperando con una pistola de atrás en el tiempo y volvemos hasta el momento en el que ibamos a entrar en la cafetería y tenemos que idear un nuevo plan, pero cuándo estabamos ideando el nuevo plan aparecieron unos guardias y tuvimos que pegarnos con ellos, y seguir con el plan, pero de pronto aparecieron una pareja a la que estaban persiguiendo, les escondimos y les reclutamos.

Continuación 4

Cuándo se dirigian a la cafeteria en el pasillo había unos lasers que nos inpedian pasar. Teniamos que unir fuerzas para desactivar los lasers. Cuándo desactivamos los lasers fuimos a la cafeteria y tomamos café.

Continuación 5

todos salimos de la suit y fuimos de camino a la cafeteria y encontramos a un prisionero que se llamaba neko y lo reclutamos para nuestro “super ejercito” y fuimos con el a la cafeteria, la cual estaba plagada de guardias pero la mitad de los guardias se fue porque fueron a llamar a mas seguridad. Les vencimos y escapamos, pero, el tritrillonario nos dio una pista para ir a buscar la tarjeta… y tres guerreros aparecieron y nos querian matar… Uno era como un perro flaco, alto, y verde, otro, era pequeño y con forma de patata, y otro, como los robots pequeños que aparecia antes.

Continuación 6

Al llegar a la cafetería nos encontramos con dos androides que dicen saber donde se encuentra el ser que buscamos. Les preguntamos que como lo saben, y nos dan toda la información. No nos fiamos y tenemos dos opciones, hacerles caso y dirigirnos al lugar que nos dicen o nos tomamos un café mientras observamos la inmensidad de la cafetería. Si nos dirigimos hacia el lugar que nos dicen Nos tienden una emboscada y nos llevan ante el ser que tiene la tarjeta. Si nos quedamos una niña nos habla y nos dice que necesita ayuda porque a perdido a sus padres. La niña nos lleva hasta el último lugar donde les vio. En ese momento vemos a lo lejos al ser que tiene la tarjeta y podemos decidir entre seguirle o ayudar a la niña. Si le seguimos tenemos que ir con la niña exponiendola a varios peligros, aunque después nos encontramos con sus padres y estos nos entretienen dandonos las gracias, les perdemos de vista Si buscamos a sus padres nos dirigimos a un pasillo y más adelante la niña grita “¡Papa! ¡Mama!” y la devolvemos con ellos. en ese momento vuelven los androides y utilizan un arma para dejarnos inconscientes y nos encierran en una “celda”. Un guardia que forma parte de la banda del ser que tiene la tarjeta nos obliga a decirle porque les perseguimos y tenemos dos posibilidades, decirselo o no, de todos modos nos liberan, nos devuelven todo y nos llevan ante el ser de la tarjeta. Podemos enfrentarnos a él (y a sus guardias, que son diez) convencerle de que nos de la tarjeta (difícil conceguirlo) o que nos deje escapar.

Continuación 7

Estamos en el pasillo con el mono habia guardias que no perseguiamos todo el rato tubimos que teletranporte a una abitacion y luego había guardias y tupimos que pegarnos lucha cuerpo a cuerpo y despues a la cocina.

Continuación 8

nada mas llegar a la cocina nos encontramos a una antigua compañera (peke) y a su hermanito (Meko) espiando al timador, hablamos con ellos y nos dijeron que despues de que (peke) abandonara el equipo, se unio a una agencia privada de espionaje, y decidio reclutar a su hermanito, nos dijo que su hermano todavia no tiene habilidades comunes, que le ayudasemos a mejorar.

Peke nos dijo que sabia como salir de hay y saco un teletransportador.

En ese momento vinieron en experto en tecnologia, la experta en defensa y regeneración, el chico del ataque, la experta en agilidad, la experta en animales.

todo ellos con los criminales mas buscados, nos robaron el teletransportador, Meko tenia otro, tenemos que salbar todos los mundos, el primero que fueron a atacar es el de Vitt y 007, en el cual este personaje se volvio mas fuerte de solo furioso que estaba.

Se teletransportaron a un lugar y Vitti

Continuación 9

Ivamos de camino a la cafeteria cuándo vimos algo extraño. Se empezaron a apagar todas las luces y Peke encendio una linterna, vimos unas cuántas sombras moviendose pero no reconocimos que era. Nos juntamos todos como una piña y fuimos avanzando lentamente con la linterna alumbrando cuándo derrepente escuchamos un ruido que provenia de atras y todos nos dimos la vuelta pero no habia nadie

Continuación 10

En camino a la cafeteria un monstruo gigante de fuego aparece, destruye la cafeteria, y nosotros le matamos hasta que conseguimos la tarjeta azul, porque el monstruo estaba controlado por Zigorugue y como murio el, la tarjeta era nuestra. La tarjeta azul es una tarjeta que te permite entrar por cualquier puerta por dificil que sea o por forzada que este la puerta. la batalla duro 3 horas. William supo cual era su punto debil. Entre todos cogimos un extintor gigante, Sin nombre trepo hasta la palanca del extintor y el monstruo se desintegro.

Continuación 11

De repente hay unas escaleras interminables por las que hay que bajar y nos damos cuenta de que es un espejismo. Aparece una rana con una esmeralda que nos dice cómo conseguir librarnos de esta trampa. Al escapar alguien resulta herido y yo con mis curativos, le sano. Al ser de noche, les gui por la oscuridad para que el equipo no se pierda. En el camino a la cafetería, nos encontramos a un grupo de una mafia peligrosa. Nos intentan arrestar a todos pero uso mis ojos himnóticos para impedirlos. Ya en la cafetería, nos encontramos con una camarera alienígena. La rana, que nos ayudó a escapar, nos dice que si ayudamos a esa alien, conseguiremos más pistas de cómo llegar pero que tengamos mucho cuidado con ella ya que no se fiará y querrá matarnos. Es inmune a ningun arma nuestro o habilidad.

Continuación 12

Hacia la cafetería (12-11-2015)

¡Uf! ¡Qué cansancio! tengo que reconocer que estoy agotado con estos compañeros tan barulleros. Y eso de hacerme cantar una nana a ese pequeño mono ha terminado por agotar todas las energías que me quedaban”. Mientras Mercurito pensaba de esa manera, algunos de los miembros de este extraño grupo querían pegar a dos guardias que vanían un tanto despistados, de esos de armas de corto alcance. Otros, más razonables, propusieron que convenía ir hacia la cafetería.

La cafetería era un extraño lugar con una fuerte luzz y colores chillones. había 123 mesas perfectamente colocadas en dos filas, de 60 mesas cada una, y otra fila con 3 mesas. había una única silla con una gran cantidad de cartas-menú para cada grupo: minerales, mitológicos, vegetales,… incluso un menú para alérgicos a las lentejas. Algo había que comer…

Continuación 13

Creo que todos sabíamos más o menos que la suerte nos había acompañadi con aquel mono cantaor de nanas, aunque no me fiaba de que mis compañeros supieran controlar sus, digamos, ímpetus, o más bien precipitación tanto en sus instintos como en sus palabras…; estoy siendo fino, está claro: con estos tontos al lado nos iban a meter pero bien.

¡Vaya lío! La tarjeta azul; si solo fuera cosa del Gran Timador, pasaría bastante, pero si Lienzulueg se encontraba en el ajo… en fin, problemas seguros, aunque siempre nos había ayudado… pero no me fiaba de sus intenciones.

Por el pasillo, lleno de seguratas que protegían a unos tipos y tipas a cual más raro y con aires de importancia, nuestro grupo avanzó con la seguridad que en realidad fingíamos con el fin de llegar a la cafetería, donde yo al menos me tomaría algo antes de empezar a hacerme preguntas más serias.

–Los esclavos no tienen tarjeta azul. Los libres no tienen tarjeta azul. La tarjeta azul se tiene a sí misma –la voz me llegó como un susurro, sin aparente origen, hasta que al fin discerní en la penumbra de un rincón una pequeña plantita que parecía muy seria. Pensé que todos la habrían escuchado, pero me di cuenta de que solo mi empatía vegetal me había convertido en su interlocutor.

–¿A qué te refieres? –le interrogué en el mismo susurro.

Creo que hubiera contestado, pero en aquel momento las patas de William se acercaron peligrosamente y la plantita pareció ocultarse en una oquedad del muro. Tras varios minutos de búsqueda, me di cuenta de dos cosas: la plantita no volvería y mis compañeros ya habían llegado a la cafetería. ¿Por qué no entraban? ¿Qué significaban aquellas sirenas que atronaban el pasillo? ¿Qué, aquellos robots soldados que acudían a rodear al grupo? ¡Aahhg! ¿No lo decía yo? ¡Estamos tontos!

Las mandarinas mágicas

por Chus Rodríguez

Hoy también había gente en la frutería de la esquina, y es que esto era lo habitual. Elías y su padre tenían la mejor fruta de la ciudad; se decía que, si comías estos frutos, no padecerías ninguna enfermedad.

Mara había recorrido un largo camino para llegar allí. Se puso en la cola, estaba nerviosa, emocionada y ansiosa por comprar aquellas mandarinas «mágicas»; mientras esperaba su turno, su mente no podía parar de imaginar cómo sería aquel invierno después de tener aquella fantástica medicina natural y se decía: «¡se acabaron los catarros!». Tan absorta estaba en sus pensamientos, que no se daba cuenta de lo que realmente estaba pasando en aquel lugar.

Sigue leyendo

Resultados: comienzos para un final

Durante el capítulo XIII jugamos a completar el cuento, dimos el final de una historia:

«De un momento a otro, se echó a reír. ¿Reírse?, ¿en serio?, ¿en un momento así?»

Y a partir de ella cada uno debía escribir el cuento que correspondiera a dicho final. Sin temática concreta, sin indicaciones sobre la extensión, sin nada más que un tiempo límite para realizar el cuentito. Luego cada quién leyó el suyo en voz alta. A continuación, todos los cuentos escritos:

Sigue leyendo

Resultados: el típico cuento

Portada NeCDurante el capítulo I se explicó el cuento típico y se pidió a todos que se animaran a hacer los suyos, acá algunos de los resultados (publicados en el número dos de Lee Los Lunes):

El ataque de los Colmillos Negros

Roedorpor El Ra; ilustraciones de Casandra

Había una vez unos roedores llamados Quokka que eran los animales más felices del mundo. Un día, aparecieron unos roedores malvados llamados colmillos negros que arrasaban todo por su camino. Después de mucha destrucción, los colmillos negros encontraron la zona de los Quokkas. Cuando entraron en su ciudad, todos aquellos pequeños roedores felices se escondieron. Aunque al principio se asustaron mucho, poco tiempo tardaron en reunirse para hablar de como destruir a los Colmillos Negros.

Sigue leyendo

La clave del Sol

Per1por Chus Rodríguez y Carla

En un pueblo no muy grande y no muy bonito pero de gente amable, se encontraba el café-bar dirigido por un tipo llamado Art, amante de la música. En él, cada sábado soleado, se hacían conciertos en los que Trom y Lin eran los músicos. Trom tocaba la trompeta y Lin el violín. Éstos, cada sábado despertaban esperando ver brillar el sol y, si era así, corrían apresuradamente al café de Art para tocar. Antes, todos los sábados salía el sol pero, desde las visitas del nuevo policía Canallo, siempre amanecía lloviendo.

Sigue leyendo