Capítulo VII: Afinando -y una cuestión de método-

Hay días que resultan más difíciles de contar. ¿Por qué? Porque son de revisión de lo previo y toma de decisiones. No hubo, por tanto, «clases» en el sentido tradicional del término. No hubo dinámicas preparadas ni pruebas de ningún tipo. Se trabajó. Se decidió cómo sería la portada (guiño-guiño), se habló del contenido y se corrigieron algunos de los trabajos (que pronto podrán ver, entre otros formatos, por acá digitalmente). ¿Les parece poco?

Sigue leyendo

Capítulo VI: tomando decisiones, corrigiendo lo hecho

Y todo en gerundio. ¿Cómo podían vivir los seres humanos antes del gerundio? Es algo que yo no me lo explico. Pero no es el tema a tratar en esta entrada, que es tanto un capítulo como una «noticia»… más bien, una «prenoticia» o el «preludio a una noticia», aun así le coloca la categoría de noticia, que es gratis. (Necesito dibujos para ir ilustrando todas las entradas… ¿no?)

Sigue leyendo

Material: juego de las cartas

Carta de IgualitoEn el capítulo V jugamos a las cartas. Bueno, no y sí. Un juego de cartas. La dinámica: el grupo se dividió en dos, en una mesa los que querían dibujar y en otra los que querían escribir. Se puso en cada mesa una carta de ejemplo (la de Igualito, que acompaña a este párrafo a la izquierda) y siete cartas para ser rellenadas (están más abajo en esta misma nota), unas tienen una «descripción» (un texto o leyenda que hace referencia al personaje) pero no cuentan con imagen, las otras al revés, tienen una imagen y nada más, el resto de la carta está vacía. La idea es que unos dibujen «según» la descripción y los otros creen la descripción según la imagen.

Sigue leyendo

Capítulo III: El rostro

Cara borrador adolescente

La cara es el espejo del alma, o algo así. En el tercer capítulo de esta temporada todo se dedicó al rostro.  No todo el día, solo las dos terceras partes, lo último fue para ir terminando lo que quedó pendiente de los dos últimos capítulos.

La importancia del rostro

No hay que ser un descarado. Lo siento, no me pude resistir a esta «broma».

Sigue leyendo