Un problema diferente

por Aìram; personajes creados e ilustrados por Gisela

Llama estaba demasiado apagada, sentada en una esquina del aula, soltando un poco de vapor de los ojos, ¿qué le habrá ocurrido? Eso mismo debió pensar Arañi, que se acercó descendiendo desde el techo con una telaraña recién salida del horno –para no hacer referencias más explícitas–.gisela_llama Llama se sobresaltó al sentir la presencia de la arácnida y se acurrucó un poco más en la esquina.

Se miraron un momento, estaba claro que Arañi no sabía qué decir o cómo abordar una conversación con Llama, con la que realmente nunca había hablado. Era raro, llevaban un tiempo compartiendo clase y jamás habían cruzado más de dos palabras. ¿Qué le podía decir? ¿Cómo? Ante la indecisión de la recién llegada, Llama bajó la mirada, dejando claro que no quería hablar con nadie.

La araña dudó un momento, sabía que a veces insistir era peor, mucho peor, pero que tampoco podía abandonarla así, sin más… decidió sentarse a su lado; no demasiado junta ni demasiado separada, a la distancia de un susurro entre dientes pero sin que su calor corporal se sintiera en la superficie del fuego ajeno.

Sigue leyendo