Test Drivers 2: El Desafío

por Ricardo Barral Torres

Nota: la primera parte se publicó por LLL, siendo editado el libro por Séleer (2015), encuéntralo en tu librería preferida.

Estamos a tres de mayo, el sonido del despertador irrumpe a una hora temprana en la habitación de Michael Slender, éste se despierta con pereza, recordando que dentro de una hora debe recibir a un potencial comprador. Se asea y desayuna aprisa para acicalarse con mayor esmero, peina su moreno cabello ondulado casi con una devoción compulsiva, según aprecia como sus canas van en aumento. Viste pantalones vaqueros y una camiseta roja ajustada, finalmente coge las llaves de su Ford Mustang y se pone una chupa de cuero.

Michael sale hacia Hinton Park-Springs con el propósito de vender el coche que, por un tiempo, supuso la última esperanza para los Test Drivers de volver a la competición, el mítico De Tomaso Pantera. Aunque los sentimientos se oponen a la razón, Slender sabe que lo mejor es liquidar todo el negocio; en un intento por distraer sus pensamientos, sintoniza la radio del coche, por fortuna una canción de los Buggles, titulada Video Killed the Radio Star, logra evocar en éste recuerdos más agradables aunque sea solo por unos minutos.

Sigue leyendo

Test-drivers. Una nueva esperanza (3ra parte)

por Ricardo Barral Torres

Nota: La primera y segunda parte de la novela se publicaron en Lee Los Lunes nº 02 y nº 03, así como en la Web del taller; en la página web, además, pueden encontrar la historia completa, ¡no se la pierdan!

Después de tan disputada carrera, se presenta la siguiente clasificación en la general:

  1. Lamborghini Countach (Dino Martinelli) 28 puntos.
  2. Ferrari Testarrossa (Max Turner) 26 puntos.
  3. BMW-M1 (Mark Stevensson) 17 puntos.

  4. Porsche Turbo (Phillip Herbert) 13 puntos.

  5. De Tomaso Pantera (Robert Slater) 12 puntos.
  6. Lotus Esprit Turbo (Colin Williams) 10 puntos.

  7. Masserati Bora (Giuseppe Neri) 6 puntos.
  8. Chevrolet Corvette (Thomas Fergusson) 5 puntos.

Con los ánimos un poco tocados, el equipo se dispone a trazar una estrategia para batir cuanto antes al Porsche de Herbert y acercarse en la clasificación a la cabeza.

Sigue leyendo

Test-drivers. Una nueva esperanza (2da parte)

por Ricardo Barral Torres

Nota: La primera parte de la novela se publicó en Lee Los Lunes nº 02 y en la Web del taller; pueden encontrar tanto esas partes como toda la novela corta en la misma.

Tras este primer debut, un tanto desafortunado, Slender reúne al equipo para estudiar el segundo tramo de la copa y diseñar, con Robert, una estrategia que permita escalar posiciones en la general ahora que están a tiempo. Por desgracia, la próxima carrera es la típica en la que parece que un buen piloto puede hacer maravillas con su bólido, mientras que son las prolongadas rectas tras cada curva las que, por simple ecuación de velocidad punta, casi determinan el resultado final de sus participantes.

Sigue leyendo

Extra: Test-Drivers. 1.- Una Nueva Esperanza (Minicompleta)

por Ricardo Barral Torres

Springfield, septiembre de 1985. Entre una de las muchas casualidades del destino, están a punto de cruzarse dos vidas paralelas que, en circunstancias normales, jamás se hubieran unido.

Michael Slender es un hombre de mediana edad, ex piloto de competición que, debido a un trágico accidente sucedido hace diez años, perdió casi todo cuanto tenía; para empezar, tras el accidente se vio obligado, por dictamen médico, a retirarse oficialmente del mundo del motor. Como consecuencia a la renuncia del mayor de sus sueños e ilusiones, se aisló en sí mismo dejando de lado familia, amistades y hasta llegando a herir su propia dignidad como persona.

Sigue leyendo

Test-Drivers. Una nueva Esperanza

por Ricardo Barral Torres

Springfield, septiembre de 1985. Entre una de las muchas casualidades del destino, están a punto de cruzarse dos vidas paralelas que, en circunstancias normales, jamás se hubieran unido.

Michael Slender es un hombre de mediana edad, ex piloto de competición que, debido a un trágico accidente sucedido hace diez años, perdió casi todo cuanto tenía; para empezar, tras el accidente se vio obligado, por dictamen médico, a retirarse oficialmente del mundo del motor. Como consecuencia a la renuncia del mayor de sus sueños e ilusiones, se aisló en sí mismo dejando de lado familia, amistades y hasta llegando a herir su propia dignidad como persona.

Sigue leyendo