La vida a gotas

por Rosa de Alejandría

Mi necesidad te reclama. Entra en mí por la parte más ancha – no vas a tener ninguna dificultad – y disípate por todos mis nervios hasta llegar a los confines de mi cuerpo. En el trayecto te vas a encontrar con cosas bellas y que nunca tu mente ha podido imaginar. Hallarás auténticos encajes de bolillos bordados con todo el cuidado y con hilos tan finos que solo tu mente puede ver, nunca tus ojos. Zambúllete dentro de mí y recorre el camino que yo voy a empezar. Sujétate bien a mí y no tengas miedo, no te vas a perder nunca.

Empezamos ya.

Sigue leyendo