Desaparecido

por L15 & Jomra

Sigue leyendo

Academia de fantasmas

por Abir Belaiter

Érase una vez dos hermanos, Jesús era el mayor y Daniel el pequeño. Los chicos se comportaban tan mal que cuando empezaron la ESO, su madre decidió enviarles a un internado, para aprender a comportarse como se debe, pero nada más llegar a la academia se encontraron con un grupo de chicos un poco más traviesos que ellos en la misma habitación. Un día se les ocurrió salir en barca de noche por el lago. Para ellos eso era divertido, pero no resultó como ellos esperaban…

Sigue leyendo

El despertar oscuro

despertar-oscuro-diegopor Diego Martínez

De un momento a otro se abalanzaría sobre mí… Lo veía venir… No podía reaccionar…

Me llamo Carls. No sé cómo ni por qué, pero hace un par de días aparecí solo y frío en medio de este bosque tenebroso. No recuerdo de donde vengo, ni de donde soy, no sé si tengo familia o estoy solo en este lugar. Nada más recobrar el sentido, me di cuenta de que aquel lugar era diferente; nunca había visto nada así -al menos eso creía recordar-, esos árboles eran distintos, parecían paredes que se estrechaban por momentos, pero eso no era nada, aquellos gruñidos, gruñidos de animales o criaturas, no lo sé, no recordaba haberlos oído nunca, eran aterradores; cada vez que los oía me paralizaba al pensar que esa cosa podía estar a mi lado o incluso detrás de mí. Los días pasaban muy despacio, y no encontraba ninguna pista que me hiciera recordar, pude sobrevivir con las pocas frutas que encontraba por el suelo tiradas cerca de aquellos árboles que no me inspiraban mucha confianza, el hambre y la sed no eran un problema comparadas con la noche en aquel lugar, al caer el sol viene la luna acompañada de ese frío intenso que recorría mi cuerpo durante las horas nocturnas y que no me dejaba dormir tranquilo.

Sigue leyendo

Un caracol malasuertino

por Saic

Era un niño llamado Popi de doce años de edad. Un día estaba en la cama durmiendo y se despertó sobresaltado por un pequeño dolor en el oído. Se levantó de la cama y bajó a desayunar. Pasado un rato, le volvió el dolor. Su madre le preguntó qué le ocurría y Popi se lo contó. Entonces, ella le explicó que podía tener el caracol de la mala suerte. Ambos estuvieron hablando sobre el caracol durante una hora y media hasta que al chico le empezó a doler otra vez.

Sigue leyendo

Noche en el colegio

por Saic

portada NeCHacía un día muy caluroso en un colegio de Pastagui. En la puerta solo estaba Malvi, que era alto, un poco fuerte, rubio con el pelo rizado y muy amigable. Estaba solo sin nadie en el colegio. Las puertas estaban abiertas pero no había nadie. Lo único que había era polvo. A lo lejos, divisó una figura que parecía un señor vestido de electricista. Cuando se acercó, vio que había un robot con una alargadera sujeta al tobillo. Malvi observó que tenía un botón en el pecho que ponía: «Apretar para encender». El joven lo apretó durante dos o tres segundos, pero el motor no arrancaba, lo probó de nuevo con el mismo resultado, hasta que le pegó una patada en la espinilla y arrancó. Cuando el robot arrancó, empezó a gritar: «¡No corras, que te mataré igualmente!». En cuanto Malvi escuchó esas palabras, no se lo pensó y echó a correr. El robot, al ver eso, también echó a correr detrás de él. El chico pensó que lo había despistado, cuando de repente se encontró con un señor más viejo que el robot, que le preguntó que adónde se dirigía tan velozmente. El chaval le contó toda la historia y el señor, llamado Tanes, le comunicó que se uniría a él. Tanes se conocía el colegio entero y le guiaría hasta librarse del robot. Cuando Malvi se dirigía a la puerta, esta se cerró de repente y el joven se quedó paralizado de la impresión. Tanes le comunicó que se tendría que quedar toda la noche en el colegio. Empezó a anochecer y Malvi, aunque casi no conocía el colegio, se marchó a investigar. Se metió en un aula que era muy rara; tenía cables por todas partes, enchufes cada centímetro y muchas piezas mecánicas a la vista. Se abrió la puerta de un armario y el robot que antes le quería matar se deslizó por una rampa. Malvi echó a correr con el robot pegado a sus talones. El joven fue inmediatamente a buscar a Tanes. Cuando le encontró, le comunicó lo sucedido y el anciano rápidamente se dirigió a buscar al robot; le dijo a Malvi que tenía que hacer una cosa para vencerlo:

Sigue leyendo

Un día inolvidable

Muñecapor Diego

Estábamos tres amigos tranquilamente jugando al YU-GI-OH. Íbamos empate. Era tarde, sobre las 10. Vino un chico cuyo nombre no quiero nombrar (no es Voldemort) gritando: «¡Jairo!». Jairo miró a Raúl; Raúl me miró a mí; yo miré a Jairo y Jairo miró al chico. Este último nos pidió que le acompañáramos a la parroquia. Estábamos asustados al ver la piel tan pálida como la leche por la que se deslizaban gotas de sudor sobre su mirada perdida.

Sigue leyendo

Halloween: Historia del Ra

Había una vez un niño de 10 años llamado Andy que estaba en un orfanato porque sus padres fueron asesinados por un asesino en serie. Andy encontró una forma de salir del orfanato pero murió pocos días después. Al irse, derramaba sangre porque se había pinchado con el alambre de la pared. Después de haber muerto, resucitó y se convirtió en un demonio llamado Devil Jake y se apoderó del cuerpo de un niño de 10 años llamado Jason. El niño fue asesinando a gente hasta que al final no aguantó más. El niño se acabó suicidando. Ahora vaga por el mundo en busca de uno de nosotros. ¿Quién será el próximo…?

El Ra