Porque sí que importa

por Kirke

Cuando te pasas las horas muertas
esperando en un portal
a quien sabes que no llegará,
ya nada importa.

Cuando el frío cala tus huesos
y la lluvia ahoga tus lágrimas,
ya nada importa.

Cuando ves cómo se marcha
aquel amor, aquella vida
que la tuya compartía,
ya nada importa.

Las misma estrellas,
los mismos árboles.
La misma chaqueta.

Ninguna sonrisa.

Puede volver al índice de Lee Los Lunes nº 4 dando clic acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *