Soneto

por Abel Sánchez Fernández

El último compás ya languidece,
cediendo ante el silencio despiadado,
y veo cómo huyes de mi lado,
cómo todo tu ser se desvanece.

Tu sonrisa y tu voz que ya enmudece,
tu beso para siempre postergado,
tus guantes y tu abrigo desgastado,
son ahora niebla que desaparece.

Pues hace tiempo que mi mente ignora
cómo salvar tu imagen, tan querida.
Sin música, no puedo verte ahora.

Cuando de nuevo vuelvas a la vida
en otra melodía, en otra hora,
serás, lo has sido siempre, bienvenida.

Puede volver al índice de Lee Los Lunes nº 4 dando clic acá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.