La vida a gotas

por Rosa de Alejandría

Mi necesidad te reclama. Entra en mí por la parte más ancha – no vas a tener ninguna dificultad – y disípate por todos mis nervios hasta llegar a los confines de mi cuerpo. En el trayecto te vas a encontrar con cosas bellas y que nunca tu mente ha podido imaginar. Hallarás auténticos encajes de bolillos bordados con todo el cuidado y con hilos tan finos que solo tu mente puede ver, nunca tus ojos. Zambúllete dentro de mí y recorre el camino que yo voy a empezar. Sujétate bien a mí y no tengas miedo, no te vas a perder nunca.

Empezamos ya.

¡Mira, mira! Ahí tienes unas lagunas de aguas frescas que colmarán la sed de cuantos viajeros transiten estos parajes; allá a lo lejos aparecen unas montañas de nubes cuyo origen se ignora pero que son de una belleza que a todo el mundo cautiva. ¡Mira, mira cómo suben y bajan!, ¡observa los juegos que hacen en el movimiento y contempla los bellos colores que se producen cuando son atravesadas por la luz!, ¡disfruta los olores que emanan de estos canales míos que no van a ninguna parte pero que aseguran el alimento a todo mi cuerpo, a todo mi ser! Y para garantizar tu disfrute, tengo unas espinas que impiden que te evapores.

Este viaje a través de mí te ha servido para descubrir los misterios que la naturaleza guarda en esta estructura tan endeble pero tan necesaria para la vida.

Puede volver al índice dando clic acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *