Aún viven luchadores

por ARB

En un lugar de la Navarra cuyo nombre no quiero olvidar (Cascante), nacía un hidalgo pobre(como miles de otros), en el primer año de la tercera década del siglo veinte.

Solo en los primeros dieciocho años, vivió una serie de cambios político-sociales y familiares, que muchos no pudieron soportar, ya que afectaron a la mayoría absoluta de su país. (Algo que desearíamos no vivir nunca, a pesar de que nuestro presente nos traiga fantasmas del pasado y probablemente otros nuevos en el futuro). Cambios que «simplemente» fueron: una inmadura república, una innecesaria/deprimente guerra civil, una posguerra inhumana y una larga/dolorosa dictadura.

Volviendo a la historia del joven de los de lanza en astillero, cómo adelantaba antes aparte de los cambios de la sociedad, vivió otros igual o más dolorosos en el seno de su familia o quizá peores, porque estos eran emocionales y sentimentales, los experimentó a muy temprana edad, lo que fue determinante en su adolescencia pero que no le impidieron convertirse en el verdadero Quijote de Cervantes.

Solamente habló de una pequeña parte de esta gran historia, así que si quieres averiguar toda la verdad y el resto de su vida, te recomiendo que lo busques, que te informes, para juzgar por ti mismo a uno de los últimos luchadores de nuestros derechos.

Nota: se llama Llucio Urtubia y hace lo que le da la gana.

Puede volver al índice de Lee Los Lunes nº 3 dando clic acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *