El caracol que cambió

por Yasmina

El caracol Óscar ya vive en otra parte del bosque. Se levanta y dice: «¿Por qué no cuento otro chiste? Caracola, cara de cola. ¡Jopé!, otra vez el mismo chiste, por eso mis amigos me odian. Bueno, voy a desayunar pétalos de flores.» Entonces salió a dar una vuelta, solo y aburrido. Volvió a casa y dijo: «Bueno, voy a coger la cesta de picnic» y cogió pétalos de flores y zumo de flores. Salió al campo y debajo de un árbol encontró un libro que se titulaba Un look más famoso. Cogió el libro y la cesta y se fue corriendo a casa. Abrió el libro y estuvo leyéndolo casi toda la noche.

Cuando terminó de leerlo, invitó a sus antiguos amigos –bueno, no él, su chófer, porque ahora tenía chófer– e hicieron una fiesta. Ninguno de sus amigos le reconocía porque era más grande y más fuerte. Había un caracol malo que se llamaba Raúl y le preguntó a Oscar:

–¿Sabes chistes?

–Sí –contestó–, soy Oscar, el de los chistes malos.

Y se abrazaron los dos.

__
Nota: Cassandra y Yasmina son las participantes más jóvenes, contando menos de diez años de vida.

Puede volver al índice de Lee Los Lunes nº 3 dando clic acá.

2 pensamientos sobre “El caracol que cambió

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.