Jervus Ride

por Jairo González

Miro al cielo, todo es negro. Es de noche, hay nubes y corre una ligera brisa. Estoy tumbado en la hierba del parque. Serán sobre las 10 de la noche. Tengo bastante hambre, así que regresaré a casa.

Regresando hacia allí, avisté a un hombre extraño. Llevaba puesta una gabardina de cuero, unas botas negras de cuero y unos vaqueros oscuros. Parecía desorientado así que me dirigí a él.

–¿Está usted bien, buen hombre? –le pregunté.

–¿Me podrías decir dónde está la casa de Jervus Ride?

Raudo y veloz como un rayo, le contesté:

–Soy yo, ¿qué quiere?

–Me presentaré. Soy Ray Zarcore.

–¿El gran jugador de Yu-gi-oh?

–El mismo que estás viendo.

–Acompáñame a casa, te invitaré a tomar algo.

–Vale.

De camino a casa, me dijo que había oído hablar de unos chicos que jugaban a Yu-gi-oh en la parroquia y quería darles la oportunidad de convertirse en grandes duelistas, por eso me buscaba. Le invité a algo. Estuvimos hablando un rato y quedamos al día siguiente para ir a ver a mis amigos Kay y Fred.

A la mañana siguiente, Ray les explicó todo y nos dijo que teníamos que viajar a Tokio solo nosotros y nuestras cartas; que, si aceptábamos, ganaríamos muchísimo dinero y fama, ya que Yu-gi-oh se había convertido en el juego número 1 del mundo. Aceptamos sin pensarlo dos veces. El único inconveniente era que teníamos que salir en unas horas. Corrimos a hacer las maletas, nos despedimos de la gente a la que queríamos y fuimos al aeropuerto.

Al llegar al aeropuerto, nos esperaban un gran número de periodistas.

–Aquí tenéis a las próximas superestrellas de Yu-gi-oh –dijo Ray.

¡¡¡¡¡¡¡Riiiiiiinnnnnnngggg!!!!!!!!

Me desperté. Todo había sido un sueño.

Puede volver al índice de Lee Los Lunes nº 3 dando clic acá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.