La frutería verde

por León Seguro

Personajes:

  • Tendero
  • Señora que lleva la voz cantante (SVC)
  • Señora que huele a regaliz (SHP)
  • El que descarga
  • Señora de la lechuga larga (SLL)
  • Anciano (A)
  • Chica joven (CJ)

Interior de una frutería. Más larga que ancha. Un mostrador con cajas de fruta todo a lo largo, hasta el fondo, donde está el almacén. El tendero tras el mostrador, el resto al otro lado; alguno, más mayor, quizá sentado en un pequeño banco.

Tendero: ¿Quién es el siguiente?

SVC: El siguiente es el que viene después.

(Todos ponen ojos de admiración).

Tendero: Muy bien, pero, ¿todos tienen número?

SHR: Yo tengo el 26.

SLL: Yo el 328.

SVC: ¡Qué barbaridad! Esto exige una reorganización. Vamos a numerarnos. Yo soy el uno.

SHR: Yo el dos.

SLL: Yo el tres.

Tendero: cuatro.

D: cinco.

Anciano: seis.

Chica joven: Siete… (titubea) …pero esto no está bien… este señor (señala al anciano) lleva aquí más tiempo que nadie.

SVC: Eso parece evidente, ¿eh, abuelo?

CJ: Y usted ha llegado la última.

SVC: Bueno, los últimos serán los primeros.

A: Llevo aquí una eternidad.

SVC: Más sabe el diablo por viejo que por viajero.

SHR: Creo que eso no era así.

SVC: ¿Qué sabrá usted, que huele a regaliz? ¿Está usted comiendo regaliz?

SLL: ¡Vaya! ¿También tenemos que revelar intimidades? Mire, señor tendero, es mi turno, así que deme una lechuga.

T: Sí, señora, no hay como ver a una persona decidida en este mundo para darse cuenta del verdadero significado de la autoridad. ¿Cómo la quiere, larga o rizada?

SLL: Démela rizada, que para larga ya la tiene mi marido.

SVC: ¿Es agricultor?

SHR: ¡Señora!

T (gritando a D): ¡Anda, tráeme la caja de las lechugas rizadas!

CJ: Disculpe, abuelo, pero después de esta señora va usted.

A: He olvidado lo que quería. La edad ya no es lo que era.

SVC: ¿Y qué era?

A: Quién se acuerda.

SHR (al tendero): Disculpe, ¿tiene regaliz de palo?

SVC: ¡Lo sabía! Mi olfato nunca falla.

SLL: Sí, y ahora me dirá usted que tiene una gran intuición.

SVC: Pues sí.

CJ: ¿E intuye lo que pensamos de usted?

SVC: La juventud, cada vez más deslenguada.

CJ: ¿Deslenguada? ¡Mire! (le saca la lengua).

A: Sí, ¡mire! (también le saca la lengua)

SVC: ¡Qué barbaridad! Los extremos se juntan, es evidente.

SHR: Pues los medios también (saca la lengua).

(Viene D con la lechuga)

D: ¡Lechugas rizadas baratitas y fresquitas!

(Todos se apelotonan)

SLL: Yo ya me voy contenta.

T: ¿Quién es el siguiente?

Puede volver al índice de Lee Los Lunes nº 4 dando clic acá.

1 pensamiento sobre “La frutería verde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.