Mirones

por Carla

Hoy he quedado con una buena amiga para dar un paseo. Mientras hablábamos de nimiedades en general, decidimos sentarnos en un banco cerca del centro. Cruzamos la calle y vimos lo mismo de siempre: tres bancos, un señor en cada uno.

Lo echamos a suerte, y ¡voilá!

El del medio.

Sigue leyendo

Material extra: fichas de los tres personajes

En el tutorial publicado en el número 04 del fanzine de Lee Los Lunes les prometimos las fichas completas de los tres personajes, acá las tienen. Los dibujos son de Carla, los personajes son de Charcos en el Mar, manga que ha tenido dos apariciones en nuestro fanzine (I y II).

Princesa

por Carla

Érase una vez la gran princesa Momo.

Momo vivía en el reino de Zuhila, gobernado por su padre, el impetuoso rey Asmathus, y su madre, la hermosa reina Hera.

En este reino se forjaban grandes leyendas, y de sus tierras provenían los invencibles príncipes de los cuentos. Y, claro, en la familia de Momo las cosas no cambiaban mucho de las leyendas.

Sigue leyendo

Tras las puertas de…

por Varios Autores

Sigue leyendo

Creando unos personajes, en gerundio

por Colectivo Lee Los Lunes

Este pequeño mini-manual, además de ser parte fp-parteregina«obligatoria» del fanzine, resulta incluso útil para el común de los mortales (no así para inmortales y no-muertos, como es el caso de vampiros y zombis).

¡Haz fichas!

Es un error habitual, una vez se tiene una idea en la cabeza, el lanzarse a pintarrajear páginas (ya sea con el guión, ya con el dibujo directamente) sin detenerse en ciertos detalles de los personajes, algunos tan significativos como «cuánto mide».

Sigue leyendo

Sunshine of desperation

por Carla

illustracion_des

Comenzamos con la mayor comodidad, nos decían.
Nacimos del calor, de una vida melodiosa. Crecimos y aquí estamos, rompiendo las barreras del silencio y la lejanía.
Acercándonos, pero al mismo tiempo creando una estela de sueños rotos.
Ya ni caricias, besos…, ya no siento su mano acariciar mi pelo, rozando mis labios.
Lo veo desde lejos, le escribo y siento una sólida pantalla, un silencio que nos separa.
Uno más difícil de eliminar que el anterior.
Antes, las barreras las puso el mundo.
Ahora las ponemos nosotros y nuestras ambiciones.
¿Qué nos quedará después que la nada?

Sigue leyendo