Encuentra las piezas

por Lidia M.; ilustraciones de Peper01_Nere

–El amor lo puede todo –le dijo la mano Derecha a la Izquierda.
Momentos antes, el cuerpo se había estrellado en el cuarto planeta, llamado Marte. Se despedazó, cayendo sus manos cada una en una parte del orbe. Estaban tristes porque no se encontraban juntas. Una de ellas, Derecha, nerea_01se había roto el dedo corazón, mientras que Izquierda se había roto el pulgar. Gritaban, pero nunca se oían. Estaban deprimidas.

Rodearon todo el planeta, pero siempre que Izquierda iba a la derecha, Derecha iba a la izquierda. Derecha pensó en quedarse en el sitio para que así Izquierda la buscara, pero Izquierda pensó lo mismo. Ninguna idea funcionaba. ¿Cómo podían encontrarse? La idea era que Derecha y Izquierda, una vez que se encontrasen, fueran a buscar al tronco y a sus otras partes, para poder así volver a ser un cuerpo completo.

Sigue leyendo

Igualito y el Machismo

por RIK & Jomra

Sigue leyendo

Fin

por MTT

Y es que llega un punto en el que te quedas parado, pensando, sin saber qué decir, pues sabes que sea lo que sea que salga de tus labios, lo usarán en tu contra. Sabes que no hay salida. Sabes que esas miradas que te rodean no van a dejar de penetrarte con el odio de sus almas. Sabes que solo te queda bajar la cabeza, darte media vuelta y pasar a retirarte.

Yo llegué a ese punto ayer. Sí, ayer mismo. Andaba tranquilo, caminando por la acera, y un hombre pasó frente a mí. Me miró de reojo, pude notarlo. No estoy loco, claro que no. O a mí me gusta pensar que no. En sí, me gusta pensar. Bueno, ya, que siempre me desvío. Dicho hombre, como andaba comentando, se sentó a pocos pasos de distancia y sacó un libro de su bolsillo. No era un libro pequeño, solo era un bolsillo muy grande. Se colocó los lentes segundos después de la acción anterior y, tras abrir dicho elemento, fingió lectura. Digo que la fingió porque yo sabía que su atención iba hacia mí.

–¿Qué quieres? –pregunté tras acercarme a él. No me gusta que me miren.

Sigue leyendo

Academia de fantasmas

por Abir Belaiter

Érase una vez dos hermanos, Jesús era el mayor y Daniel el pequeño. Los chicos se comportaban tan mal que cuando empezaron la ESO, su madre decidió enviarles a un internado, para aprender a comportarse como se debe, pero nada más llegar a la academia se encontraron con un grupo de chicos un poco más traviesos que ellos en la misma habitación. Un día se les ocurrió salir en barca de noche por el lago. Para ellos eso era divertido, pero no resultó como ellos esperaban…

Sigue leyendo

La frutería verde

por León Seguro

Personajes:

  • Tendero
  • Señora que lleva la voz cantante (SVC)
  • Señora que huele a regaliz (SHP)
  • El que descarga
  • Señora de la lechuga larga (SLL)
  • Anciano (A)
  • Chica joven (CJ)

Interior de una frutería. Más larga que ancha. Un mostrador con cajas de fruta todo a lo largo, hasta el fondo, donde está el almacén. El tendero tras el mostrador, el resto al otro lado; alguno, más mayor, quizá sentado en un pequeño banco.

Sigue leyendo

Como beber un vaso de agua

por Diego

¿Estás harto de olvidarte de cómo beber un vaso de agua y tirarte todo por encima en el intento? Pues bien, este texto tiene la solución.

Colócate delante del vaso de agua e intenta acordarte de cómo beberlo; si lo haces, bébetelo; si en ese momento te acuerdas de que no te gusta el agua, no lo bebas. Si sigues sin acordarte, sigue estos pasos:

Sigue leyendo

El ataque de los Conejos Malévolos Asesinos era inminente

por MTT

En una noche tan calurosa y seca, era imposible pensar en una solución al mal que se avecinaba a tal velocidad.

El Comandante Malvavisco se colocó frente a mí, me miró a los ojos y formó en su rostro una sonrisa tan perversa como la de una madre cuando es hora de darle de comer al niño la ensalada.

Busqué en mi mochila mi destapador de inodoro para enfrentar tan terrible acontecimiento, mas solo pude encontrar una inútil pistola.

Sigue leyendo