Luna roja

por Glorika Adrowicz La breve excursión, apenas preparada, no me debería llevar más de dos horas; en la tele aseguraban...